martes, 4 de septiembre de 2012

Cuando pasen siete años...

He vuelto a verte, Rocío.
Y, aún vestida diferente, aún cuando aún se te nota cansada y polvorienta del camino recorrido, he vuelto a declamar la poesía de las gracias recibidas durante este tiempo que hemos estado lejos.

He vuelto a verte, a mirarte con ojos de niño y he venido con más ojos de niños, para que os vayáis conociendo. Él sólo te conoce en tu trono de Reina, y le cuesta reconocerte cómo Pastora, pero dale tiempo...

Simplemente eso, por ahora, ya tendremos tiempo de hablar de nuestras cosas, cuando estemos a solas, que tengo un penoso asunto rondando la cabeza...