domingo, 30 de enero de 2011

Una decisión arbitral errónea cuesta al Sevilla dos puntos.

Deportivo de la Coruña 3 – Sevilla 3
Sábado, 29 de enero de 2011
21º jornada de liga

El deporte transmite sensaciones a los aficionados, y de verdad que el fútbol es de esos deportes que las transmite. El partido de ayer fue un claro ejemplo de ello.

Si bien la primera parte fue para olvidar por el poco juego desplegado por ambas escuadras, cabe destacar el atrevimiento de la alineación inicial que dispuso Gregorio Manzano, con una línea medular con Fazio y Renato, que no consiguió mantener a raya a los medio centros deportivistas, y tampoco crear el juego que la disposición táctica, con dos extremos y dos delanteros, requería.

Otra cosa a destacar fue el gol de Lassad, un buen gol, facilitado por la falta de presión de la defensa sevillista, no sin querer restar mérito al disparo ajustado del delantero.

La segunda parte fue donde se desarrollaron las emociones más increíbles. El Sevilla seguía en una dinámica continuista con el juego de la primera parte y se esperaba una reacción desde el banquillo, y esta se produjo con el cambio, hombre por hombre de Alfaro por L. Acosta. Poco después se produce la jugada que determina la variación táctica que nos demuestra que tenemos un entrenador de categoría. Expulsión de Palop por mano fuera del área. El cambio es Capel por Javi Varas. El Sevilla jugará sin bandas, pasa a un dibujo 4-2-3 y consigue revolucionar el partido. El depor aprovecha los minutos de confusión entre los jugadores sevillistas para marcar el segundo, de nuevo Lassad 2-0 y el Sevilla con uno menos, parece sentenciado pero al minuto siguiente, min. 62, Negredo caza un mal despeje de la zaga coruñesa para marcar el 2-1 y meter presión a una plantilla deportivista débil en lo anímico. El Sevilla pasa a dominar la pelota y poco a poco aumenta su presencia en campo del Deportivo, jugamos sin bandas y con balones rápidos a los delanteros.

Entonces comienza el calvario del árbitro asistente de Ayza Gámez. Agresión clara de Lassad a Alexis que el linier ve y no quiere decir nada, los jugadores se dan cuenta que el asistente lo ha visto, pero no avisa a su principal, la comentarista de La Sexta, Susana Guasch también lo dice, que lo ha visto, pero lo que pudo ser igualdad numérica, no se produce.

El conjunto sevillista tiene varias ocasiones no muy claras antes que Escudé case en el área un balón que Aranzubia no ataja después de un lanzamiento directo de Luís Fabiano, para empatar a 2. Jugando con uno menos hemos conseguido empatar un partido que perdíamos 2-0, parece increíble, pero lo mejor está por llegar. Negredo controla de manera increíble un pase de 25 metros de Zokora para orientar la pelota a su pierna izquierda y disparar cruzado para establecer el 2-3.

Y ahora, lo que no tiene explicación, la jugada que hoy nos tiene endemoniados a todos. Pocas veces un árbitro desacredita a su asistente como lo hizo Ayza Gámez. Luego dirá, mintiendo, que había levantado por falta previa de Negredo, iluso que no sabe que la televisión demostrará que levanta la bandera cuando Laure recibe la pelota para marcar el 3-3 definitivo, levanta la bandera señalando fuera de juego, y Ayza Gámez no confía en su asistente mejor situado, que, en honor a la verdad, ya había errado en ocasiones anteriores, como en esta. El fuera de juego no existía, pero la chulería y la mentira entre quienes tienen que impartir justicia no debe ser justificada nunca.

Ahora, después de dos errores arbitrales consecutivos, vamos a Madrid, al Bernabeu, a la vuelta de semifinales de copa del rey. Si quisiéramos soñar, podríamos pensar en eliminar al Real Madrid, en su casa, podríamos pensar en jugar otra final de copa, y podríamos pensar en que, a 2 de febrero aseguraríamos la UEFA para la próxima temporada. SOÑEMOS.

jueves, 27 de enero de 2011

Semifinalista de copa, hasta aquí llegan los sueños.

Sevilla 0 – Real Madrid 1
Miércoles, 26 de enero de 2.011
Ida de Semifinales de la Copa del Rey


Hoy no puede haber crónica del partido. Simplemente no hubo partido, creímos los ingenuos que podíamos hacer algo para derrotar a la federación española, que ya había designado los equipos para la final de copa. Para ello se manda a Sevilla a un colegiado como Undiano Mallenco, un señor que no ha sabido mantener el mismo criterio para sus decisiones y que con ello ha perjudicado gravemente a uno de los equipos, poniendo en tela de juicio su imparcialidad.

Desde el minuto 5, por el codazo que Xabi Alonso le da a Romaric, y Undiano no pita ni tan siquiera falta, ya se sabía por donde venía el partido, lo demás sobra, nuestro equipo estuvo luchando 90 minutos sin poder hacer nada para doblegar al Real Madrid árbitro.

Un gol anulado y varias expulsiones perdonadas, a Lass Diarra, a Albiol, al propio Xabi Alonso, hasta Luis Fabiano hicieron méritos para ducharse antes que sus compañeros. Pero hay momentos en la temporada que se debe saber quien manda, y ayer fue uno de ellos, como hace unos años en Mallorca.


Lo peor es que queda la vuelta y, si no fuera contra el Madrid, se podrían albergar esperanzas. Por el juego desplegado ayer, el Sevilla tiene argumentos para, en un combate serio, sacar un resultado positivo ante este Madrid, que, hace como nadie en España, las transiciones defensa ataque, ese es su poderío, cierra bien atrás y sale en tromba hacia el área contraria. Pero ayer creo sólo tres ocasiones claras de gol, por otras tres del Sevilla. Seguramente, de no haber sido el Real Madrid, el resultado habría sido otro, pero eso es pensar demasiado.

Pensemos mejor que nuestro equipo está cogiendo ritmo y que hemos llegado en copa hasta donde nos han dejado, más lejos no se puede llegar este año, a no ser que llegue un árbitro suicida en el Bernabeu, cosa poco probable.

domingo, 23 de enero de 2011

La recuperación es un hecho, ahora hay que mantenerse.

Sevilla 4 – Levante 1

Sábado 22 de Enero de 2.011
Jornada 20

Si el partido de ayer no hubiera estado precedido de las múltiples tendencias que ha sido capaz de ofrecernos nuestro equipo en los últimos partidos, la lectura quizás sería otra bien distinta, pero como el fútbol sólo conoce el hoy, y muy raras veces el ayer, será ilógico ponernos a debatir sobre el antes de ayer.

Partido serio de todas las líneas, con la intensidad que necesitaba en choque. Salió el Sevilla dispuesto a dar una buena imagen ante su afición porque lo necesita en liga, y porque en el ambiente se deja notar la importancia del partido del miércoles, semifinal de copa contra el Real Madrid. Así lo parece hacer saber nuestro entrenador, disponiendo un once sin Kanoute y con las dos bandas, Navas y Perotti. Y a fe que el equipo entendió a las claras que había que ganar, que el Levante no debía repetir las hazañas de Mallorca, Getafe o Almería. Dispuso un once con un 4-4-2 claro, en el que Sergio Sánchez disputó de nuevo los 90 minutos con Escude de pareja y las bandas para Dabo y Fernando Navarro, el más desafortunado de ayer. La defensa, aquella que tanto nos ha hecho sufrir parece ahora un aliado más de los nuestros, no de los contrarios, partido a partido juegan con más concentración y reacción pese a que volvía a verse otra defensa inédita en competición, y van muchas. Eso denota que el trabajo de Javi Navarro y compañía está dando sus frutos y es el equipo el que juega defensivamente, sin depender de quién juega.

Lo que si se está descubriendo es la fantástica forma de dos jugadores que, ya el pasado año, se advertía como la pareja titular del Sevilla, me refiero a Zokora-Romaric. Son un complemento perfecto y tienen fuerza y energía para disputar a cualquier mediocentro de la liga. Hemos esperado a Romaric como lo hicimos con Luis Fabiano, pero hemos salido ganando, imaginaos ver a este Romaric en el Zaragoza. Lástima que para volver a disfrutar de Zokora haya habido que ponerle la guindilla de tener casi cerrado a otro futbolista para su posición, espero que, si viene alguien en ese puesto, tenga la  fuerza de Zokora, pero más calidad que este, sobre todo en el apartado táctico. Muchos de los fallos defensivos vienen por falsas coberturas suyas.

Con la defensa en su sitio y la media teniendo el control del partido se encendía una mecha para que nuestros delanteros hicieran detonar la portería contraria, o no, que ya nos ha pasado esta temporada y sin ir más lejos en el partido de la semana pasado contra el Español. Pero ayer la cosa funcionó, Luis Fabiano quiso que así fuera y cabeceo casi desde la frontal del área, un centro de Navas que se coló en la puerta del Levante, 1-0, minuto 27. Antes del descanso Escude cabecea un corner botado por Romaric para poner el 2-0, min. 38. Tres goles de remate de corner en 2 partidos, eso habla del trabajo de estrategia. Y en el minuto 42, Luis Fabiano convierte un claro penalti sobre Fernando Navarro.

El trabajo está hecho y el Sevilla sestea durante la segunda parte, aunque se enrabieta cuando el Levante acorta distancias en el minuto 58 (Xisco Muñoz) y Luis Fabiano se inventa una ocasión desde la frontal de área para pegarle seco y marcar el 4º del Sevilla, el tercero de su cuenta, en el minuto 67.

El partido dejó otras impresiones, como por ejemplo el mal estado de forma por el que pasan nuestras bandas, ni Navas ni Perotti se dejaron ver en demasía, como ya es costumbre. No defiendo jugar sin bandas, pero está bien que alguien se haya atrevido a demostrar que hay más opciones y que se pueden utilizar.

Otro detalle fue que Manzano no hiciera los cambios hasta el minuto 74, y que estos además fueran hombre por hombre en el mismo puesto, Negredo por Alfaro (min.74), Zokora por Fazio (m.78) y Luis Fabiano por Kanoute (m.80) además este último fue sólo para provocar la quinta amarilla de Kanoute, con lo que “libra” en el partido entre semifinales, y para la ovación al primer hat-trick de Luis Fabiano el liga en 6 años.
Con los cambios, Manzano parece decir que sabe cual es el once del miércoles, y que, de los de ayer, el único que merece descanso es Kanoute. Si hubiese querido reservar a algún otro, con un 3-0 al descanso, lo hubiese podido hacer, pero no lo hizo.


¿Habrá revolución táctica para el miércoles? Lo que tenemos que tener claro es que estamos a dos partidos de conseguir nuestra octava participación europea consecutiva, y eso es muy importante. 

miércoles, 19 de enero de 2011

A semifinales con buen juego y cambio de sistema.

Sevilla 3 – Villarreal 0
Martes, 18 de Enero de 2.011
Vuelta de 1/4 de final de Copa de S.M. El Rey

  
A los que somos resultadistas nos importa poco la formación elegida para conseguir el fin último, ganar. El Sevilla en los últimos partidos a jugado con un 4-4-2, 4-2-3-1 y, desde ayer, con un 5-4-1, y la verdad es que, el que mejor resultado le ha dado ha sido precisamente este último. Se la jugó Manzano al salir sin bandas, ni Jesus Navas, ni Diego Perotti ni Diego Capel, aparecían en una formación que destacaba por ser la primera vez en mucho tiempo que jugábamos con 5 defensas, Alexis, Sergio Sánchez y Fernando Navarro como centrales y Cáceres y Dabo como laterales de largo recorrido, que, siendo ambos de clara proyección defensiva, convertían la defensa en un fortín para los hombres de banda del Villarreal, que tanto peligro nos crearon en la ida.

Manzano tenía un plan. Colocó su alineación en función del contrario. Quería controlar el centro del campo, para lo que dispuso una tripleta con Romaric y Renato en la creación y Zokora en la destrucción, y quería no pasar apuros en las incorporaciones por banda del Villarreal. Quiso darle la pelota al contrario y que jugaran lejos del área propia. En cinco minutos el partido se ponía de cara para nuestros intereses 1-0 en gol de Renato tras la lucha de Negredo.

El Villarreal no conseguía traspasar la defensa que había dispuesto Manzano y las ocasiones más claras fueron sevillistas. Ya en la segunda parte, dos corners seguidos botados por Romaric en los primeros 5 minutos, fueron cabeceados por Kanoute el primero y Alexis después para poner el resultado que sería definitivo 3-0. El Sevilla se gustaba en su juego, se encontraba seguro ante las inútiles acometidas del rival, que se pasaba minutos enteros sin tocar el balón. Fue el Sevilla grande, el del control del partido, el que llega cuando quiere.

De nuevo partido soberbio de Romaric, que parece haber encontrado su sitio y esta dando todo lo que se espera de él. Mención aparte el debut de Sergio Sánchez. El sistema favoreció que se encontrara más cómodo, se vió arropado siempre por un compañero y aguantó físicamente todo el partido.

 Ayer tuvimos seriedad defensiva y encontramos un sistema que puede beneficiarnos mucho, aún jugando sin bandas. Hay equipos contra los que se puede jugar de una manera o de otra y esa posibilidad sólo la tienen los equipos que cuentan con buenos jugadores, buena plantilla, una de las mejores de la historia del Sevilla (Del Nido dixit). Y es cierto, ayer el Sevilla le mete 3-0 al tercer clasificado de la liga de las estrellas jugando sin Navas, Perotti, Capel, Luis Fabiano, etc… bien es cierto que ellos tampoco tenían a Nilmar, Cazorla, Senna etc… ¿Quién tiene mejor plantilla?


En resumidas cuentas, triunfo para la esperanza, para confiar en equipo y entrenador y para exigir cuando no se vea la intensidad puesta hoy, aunque esa intensidad venimos viéndola los últimos partidos, no es precisamente eso lo que nos falta. Dar la bienvenida a Sergio Sánchez, seguimos recuperando efectivos en una plantilla que me parecía corta en Agosto, habida cuenta de las lesiones de Sergio Sánchez, Kone, Drago, Fazio y Acosta.

Ahora seguramente tendremos que pelear el puesto en la final con el Real Madrid, con la vuelta en el Bernabeu, seamos optimistas en lo deportivo, pero el resto de condicionantes es preocupante.

Pero antes, LEVNTE, LEVANTE, LEVANTE.

domingo, 16 de enero de 2011

De ocasiones perdidas y otras cosas


Sevilla 1 - Español 2

Sábado, 15 de Enero 2.011
19ª Jornada de Liga

Hablaban las crónicas que el partido de ayer era la ocasión que necesitaba el Sevilla para reengancharse al objetivo de ocupar plaza en la Liga de Campeones del año próximo.
Pero hace mucho tiempo que nuestro Sevilla deja pasar este tipo de ocasiones para encomendarse al trabajo heroico y este, como ya predijo el "mago" Manzano, no podemos esperarlo siempre.



No jugó mal nuestro equipo, ni mucho menos, supo ajustarse al guión que mandaba a un Español que sabe aprovechar sus ocasiones para matar al rival. No en vano los números nos hablan de un equipo con 25 goles a favor y 25 en contra, y que ha ganado 9 partidos por la mínima, eso le hace 5º en La Liga.
En la primera media hora, entre Zokora y Romaric se bastaron para hacer inútil el trabajo de Javi Marquez y Verdú. El Español sólo intentaba colgar balones a la espalda de nuestra defensa, como último recurso por el acierto en la recuperación de un equipo que encimaba y sabía que hacer con la pelota. Sólo nos quedaba que nuestros delanteros estuvieran finos y cazaran alguno de los balones que les llegaban. Pero el acierto de un Kameni, que opta al “Guante de Oro” cada vez que pisa el Pizjuán, y la falta de tino de Luis Fabiano, Kanoute y Navas, hizo imposible que el resultado se nos pusiera a favor.

En esas estamos cuando un balón largo de Javi Marquez, fue cazado por Callejón para adelantar al Español. Era la primera llegada y 0-1, pero la grada no replicó, no había que objetar a un equipo que se vacía en cada partido, que está arreglando los desaguisados que nos han llevado a esta situación, pero no consigue salir de la misma. Dos victorias seguidas habían creado muchas expectativas, pero el equipo sigue flaqueando defensivamente.

Sin embargo, algo que si tiene el Sevilla y que llama la atención, es que no baja los brazos, tiene entrega y espíritu de sacrificio. El partido no cambia de rumbo pese al gol, el Sevilla deja de tener la pelota con la intensidad de los primeros minutos, pero las ocasiones las ponemos nosotros, pero sin acierto.

La segunda parte es más de lo mismo y de nuevo, un fallo colectivo de concentración al saque de una falta en contra, nos cuesta otro gol de Callejón que fusila a Varas 0-2. La defensa de esa falta comienza por el delantero que debe impedir que se saque rápido esa falta, pero no lo hay, se busca el 2-1 antes que el empate.

Perotti ha vuelto a dejar su sitio a Capel, pero ni Argentino ni español están en su mejor momento, no son capaces de romper en velocidad y se encuentran siempre defendidos por dos contrarios, y así es difícil. Lo único que consiguen en ralentizar el juego y en esas siempre perdemos. No ocurre lo mismo en la otra banda, Navas no conoce a sus rivales y siempre corre más que el contrario, pelea más que el contrario y suda más que el contrario, por eso el juego se vuelca por su banda.
El segundo cambio de Manzano tampoco dice mucho, otro hombre por hombre, Luis Fabiano por Negredo a falta de 20 minutos. El equipo quizás necesitaba otra cosa, pero o no la hay, o no se quiere ver.
En el centro del campo, Zokora ya ha perdido la colocación inicial y corre por el campo aunque igual sin mucho sentido. El equipo no quiere perder pero no encuentra argumentos y eso desquicia. El gol llega en un control de Negredo que tira casi de cualquier manera, marcando un buen gol que poco sirve si no es para intentar recuperar el gol-average con el Español en el partido de vuelta.

Sigo pensando que se está en el camino de conseguir un equipo compacto y que nos falta cada vez menos para conseguirlo, pero poco a poco se aleja el objetivo y necesitamos unos números de campeones en la segunda vuelta para llegar a Champions, pero mucho menos para entrar en Europa.

Ahora el Martes toca defender el 3-3 de Villarreal, pero necesitamos estar al 110 % así que a pensar en Villarreal y olvidar pronto este resultado. Por cierto, ¿Cuánto tiempo llevamos sin sacar adelante dos partidos en casa cuando estos son consecutivos?

jueves, 13 de enero de 2011

LA DIFERENCIA ES ROMARIC

Villarreal 3 – Sevilla FC 3
12 de Enero de 2010

Cuartos de Final Copa S.M. el Rey – Partido de ida

Me atrevo a decir que el partido de ayer, pase lo que pase hoy en las eliminatorias que quedan por disputar, fue el mejor partido de estos cuartos de final. Dos equipos con muy buenos jugadores, que no bajan los brazos, que saben que las eliminatorias a doble partido son muy diferentes a los partidos de liga.

Comenzó el Sevilla mandando en el cuero, con la ambición de intentar lo que quería su entrenador, quitarle la pelota al Villarreal e intentar marcar. Las ocasiones no llegaban, o al menos no claramente y la formación 4-2-3-1 con Navas, Perotti, Capel, se iba diluyendo en un 4-4-2 con Perotti y Negredo en punta. Si el argentino salió para hacer de media punta, se quedó en el camino, y durante muchos minutos jugamos con uno menos en ataque, ya que Negredo y él se estorbaban continuamente y no ofrecían juego a sus compañeros. El vallecano sigue siendo uno de los delanteros más trabajadores de la liga.

Se puso el Villarreal 2 a 0 en el minuto 28, al encontrar el carril libre por nuestra banda derecha. Dabo y Navas se veían desbordados por Cani, Rossi y cualquier castellonense que quisiera colarse por esa banda, por la pasividad de nuestro defensa y la falta de cobertura de un Zokora que no llegaba a los cortes con la facilidad que de él se espera, si bien es verdad que su labor ayer fue otra, el Villarreal es de los equipos que acumula jugadores en el centro del campo, y jugadores que leen muy bien el futbol, y Zokora era el encargado de tapar las líneas de pase entre los Cazorla, Borja Valero, Cani y Marco Rubén y en esas estuvo formidable, lástima que Dabo no lo hiciera también.

Pero el Sevilla de estos últimos partidos es otro, definitivamente ha encontrado un sistema que parece que le funciona y con el que ha conseguido agrupar a sus jugadores en torno al centro del campo en el que manda Romaric. Conseguimos acortar diferencias en el 38 con un fantástico gol de Negredo con un pase inventado por Romaric, que el vallecano baja como lo hacía Kanoute para fusilar a Juan Carlos y tuvimos otra para empatar antes del fin de la primera parte, jugada en la que se lesiono el joven guardameta castellonense, obligando a ser sustituido por Diego López antes del descanso.

En la segunda parte el partido siguió vibrante, más aún que en la primera parte. Los dos equipos sabían que el resultado, sin ser malo, no era bueno. Al Villarreal le podía pasar factura el gol en contra, y el Sevilla iba perdiendo la eliminatoria. Así que no cejaron en su empeño de buscar la portería contraria. Llego el tercero del Villarreal en el 55 otra vez por la derecha y otra vez Dabo contra dos contrarios y sin ayudas. Poco después, en el 59 marcaría nuevamente Negredo, culminando de cabeza una triangulación entre Perotti, Romaric y el propio atacante sevillista. El partido estaba roto, podía ocurrir cualquier cosa, pero lo que ocurrió fue que Romaric en el 87 fue a buscar un balón interior al corner derecho de Diego López para poner una bola rasa que Kanoute deja pasar en el borde del área para Alexis, sumado al ataque, enganchara un disparo que se coló rozando el poste izquierdo. 3-3 y el partido se resolverá en el Pizjuan.
Seguimos condenados por los desajustes defensivos, si bien es verdad que el equipo está dándolo todo para arreglarlo. Lo bueno es que seguimos teniendo pegada y eso alivia las penas que provocamos defensivamente.

De nuevo gran partido de Romaric, buscamos fuera lo que tenemos en casa, estoy seguro que no vendrá otro que lo haga mejor que él, quizás necesitemos otro medio centro al estilo Zokora, pero con más sentido colectivo. Mal partido de Perotti, que no consiguió situarse en una posición nueva.

A esperar al Martes, que posiblemente sea el día de la vuelta copera, pero antes Español, Español, Español.

lunes, 3 de enero de 2011

EMPEZAMOS EL 2011 GANANDO .... A NAVAS

Sevilla FC 1 – C.A. Osasuna 0

Jornada 17
02-01-2011

No hacía falta demostrar que nuestro equipo había jugado en desventaja mucha parte de la temporada. No hacía falta que nadie dijera que necesitábamos fichajes. En eso, todos, hasta Del Nido, están de acuerdo. Hemos llenado horas de radio y páginas tanto en papel como en digital hablando de la necesidad de un medio centro. Es fundamental, tras la lesión de Guarente, lo poco que estamos utilizando a Cigarini y que Fazio no parece terminar su recuperación, el Sevilla juega sólo con tres medio centros en tres competiciones. Eso lleva al desgaste y el cansancio hace mella en la claridad de ideas.

Sin embargo, en el partido de ayer, un solo jugador nos quito en 4 minutos todos los argumentos. Salió el Sevilla en tromba, como nos gusta verlo a todos los sevillistas, poderoso y sabiendo lo que hacer con la pelota, llevándola de banda a banda, con sólo un par de toques, y por supuesto, buscando al bueno, el campo se volvió a inclinar hacia la banda derecha como tantas veces ha pasado en el Pizjuan. Jugar con o sin Jesús Navas tiene muchas diferencias. ¿Qué hubiese pasado si algunas de las 6 ocasiones de los primeros 5 minutos, las hubiera tenido Luis Fabiano en vez de un desafortunado Negredo? El vallecano es un futbolista descomunal, trabaja, trabaja, trabaja, tiene calidad en el desmarque, en el toque, en la conducción, pero cuando la portería se le hace pequeña, no hay forma.

Hasta el gol de Kanoute, como no a centro de Navas, el partido fue un monólogo de un Sevilla arrollador ante un triste Osasuna, que relega sus opciones a un Juanfran ambicioso y un secante atrás como Sergio. Pero ocurrió aquello de la manta en la cabeza o en los pies. Cuando Osasuna consiguió que Navas no encarara a su par, el centro del campo del Sevilla se cortocircuitó sólo. No se buscó la otra banda, ni Dabo fue capaz de doblar a Navas, a fin de cuentas no han jugado juntos más que unos minutos. La defensa se hizo más débil, y no me refiero a los cuatro defensas. Seguimos pecando en las pérdidas de balón, ante Osasuna no se nota, pero si hubiese sido cualquier otro, no se que pensar.

A nuestro favor, volvemos a dejar la portería a cero después de 7 jornadas. Cortamos la racha de goles en contra, que es lo realmente preocupante. Se puede estar arriba con pocos goles a favor, pero no con muchos goles en contra.

Ahora toca el Málaga, un equipo que poco tendrá que ver con el que vimos hace 10 días en el Pizjuan. Las incorporaciones podrán jugar y veremos un Málaga con Maresca, Domínguez, Demichelis, Baptista y Asenjo. Además viene de ganar en Gijón.

Habrá que ver si no regalamos mucho, estando en noche de Reyes.

EN EL PAIS DE LOS CIEGOS, EL TUERTO ES EL REY

Sevilla FC 5 – Málaga CF 3

22-12-2010
Estadio Ramón Sánchez Pizjuan
1/8 Copa del Rey

Si cualquiera de nosotros fuera entrenador de uno de los dos equipos que se han enfrentado, sin duda, sin la menor duda, no nos quedaría otra que salir a la rueda de prensa y decir lo que han dicho tanto Gregorio Manzano como Manuel Pelegrini, que o se solucionan los problemas defensivos o mal pintan las cosas.

Pero como yo lo que soy es aficionado, el partido de ayer fue un partido vibrante, con las emociones capaz de dibujar una gráfica como la de las acciones de cualquier banco en un mercado bursátil cualquiera.

El inicio del partido fue esperanzador para nuestro equipo, que tuvo hasta tres ocasiones de gol en los primeros 10 minutos. Fue Alejandro Alfaro el que consiguió abrir el marcador en el minuto 11 tras pase de Escude.1-0. El Sevilla dominaba el juego y el marcador. Y como en otras ocasiones, fruto de errores defensivos propios, dilapidamos esa ventaja en 8 minutos fatales. El Málaga, a través de Quincy, descubre la flaqueza de Konko y la pone al descubierto. La rapidez del malaguista ganaba la partida una y otra vez al lateral sevillista que se veía fuera del partido, queriendo sumar al ataque pero sin proteger su posición natural. Dos internadas por la izquierda y dos goles de Rondón dejaban el partido 1-2.

El partido entraba en un correcalle peligroso para ambas escuadras, por lo malo de sus defensas. Así llega el 2-2 de Negredo que remata de cabeza, desde la frontal del área de portero, un buen centro de Romaric. Las ocasiones, sin ser claras, se suceden en una y otra portería y antes del descanso, el Málaga vuelve a conectar a sus mejores jugadores, para que intercambien papeles y sea Quincy el que marque el 2-3 a pase de Rondón. Descanso y pitos en la grada, que se cansa de animar sin conseguir resultados de su equipo.

La segunda parte comienza con una buena acción de entrenador. Había que contar la hemorragia de nuestra banda derecha y deja en la caseta a Konko para sacar a Alexis como central y colocar a Cáceres de lateral derecho. El equipo gana en consistencia defensiva pero el juego no mejora y van pasando los minutos. Segundo cambio, entra Kanoute por Luis Fabiano, otro partido gris del brasileño. Ahora si se consigue más coordinación, y llega el empate, 3-3 Romaric a pase de Kanoute. El equipo, arropado por una grada que tampoco hoy ha parado de animar, se hace dueño del partido, del juego, de la pelota y nos regala 25 minutos en los que además de dos goles más el 4-3 de Romaric de cabeza, y el 5-3 de Capel en el minuto 82 después de una carrera de 40 metros, además de eso hubo dos balones salvados en la línea por defensores malaguistas.

El Málaga no ha sido rival para este Sevilla, pero nos han hecho 3 goles. El sistema defensivo está empezando a funcionar, pero necesitamos que todos los jugadores estén al 100%, fijaos que el Real Madrid ha ganado 8-0. El partidito de Konko nos ha lastrado en defensa. En la otra cara de la moneda hay que poner de nuevo a Romaric. Nadie puede negar ya que este es futbolista, habrá otros muchos que jueguen al fútbol, pero este es futbolista de los que se ofrecen, al que no le quema el balón y de esos nos hacen falta. Dos goles y una asistencia ponen de relieve el trabajo ofensivo, para el defensivo 70 pases buenos de 78 intentados, a mucha distancia del segundo del partido. Ha sido el jugador de campo que más tiempo ha tenido el balón, de los dos equipos.

A esperar la noche de reyes, aunque parece que lo haremos con la ilusión que da ir a Málaga con 2 goles de ventaja.

Feliz Navidad a todos.

LA MEJORÍA NO DIÓ PARA MÁS

Real Madrid 1 – Sevilla FC 0

Jornada 16
19-12-2010
Estadio Santiago Bernabeu


Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. ¿Cuántos de nosotros habíamos apostado a la victoria ayer? Me atrevo a ser arrogante y decir que sólo los más atrevidos podían pensar en una victoria después de lo visto por uno y otro equipo, y sabiendo que jugábamos en la Castellana. Más aún cuando el FC Barcelona (Barcelona Rangers) había vuelto a destapar el tarro de las esencias, marcándole cinco goles como soles al cuarto clasificado de “La liga de las estrellas”. El partido ante el “Celtic de Madrid” estaba sentenciado.

Pero no fue así, el Real Madrid es muy distinto cuando no tiene a Xabi Alonso en su equipo, le cuesta distribuir y Khedira no da abasto con tanta parcela de terreno. Lass Diarra es como nuestro Zokora, mucha potencia sin control, y eso ya sabemos que no sirve de nada.

Frente a esto, los de colorado, que son los nuestros, plantearon un partido muy serio, el más serio de los últimos tiempos, aunque para esto no hay que esforzarse mucho. La línea defensiva fue un valladar pocas veces propasada. Entre Cáceres y Escude se colaban acompasadamente Zokora y Romaric creando una línea de cinco con los laterales cuando la cosa pintaba fea. El mando a la hora de lanzar el fuera de juego fue impecable y el asistente de Clos Gómez nos libro en alguna ocasión dudosa. La aportación de Konko al centro del campo fue determinante a la hora de contar con superioridad. Buen jugador este francés, ha sabido adaptarse a tres posiciones en este Sevilla y siempre ha cumplido. Ayer le tocó jugar de volante por la derecha, busco siempre la pelota, no se escondió y supo leer lo que el partido le pedía, apoyar la salida de balón desde el centro y tapar las arrancadas de Cristiano y Di María cuando entraban por su banda.

En contrapartida, la seriedad defensiva nos costó calidad en el manejo del partido. El balón se recuperaba muy atrás, con muchos metros por delante y pocos jugadores, habida cuenta que Luis Fabiano no tuvo una buena tarde, le pesaron los 90 minutos contra el Borusia 3 días antes, después de 20 días de lesión. Se le pidió un esfuerzo y lo hizo, pero mermando su capacidad física. Incontestable la actitud de Negredo, forzó la expulsión de su sombra (Carvalho) y supo tener la pelota en el centro del campo para lanzar a las bandas. Tuvo la oportunidad de adelantar el marcador en un uno contra uno con Casillas al principio de la segunda parte, hubiese sido para “man of the match”.

El balón no aparecía por ninguna de las áreas, no le recuerdo ni a Palop ni a Casillas una sola intervención de mérito. Tras la expulsión de Carvalho el partido siguió incomprensiblemente el mismo guión, el Madrid lo intentaba y el Sevilla se defendía. Faltó ambición, el equipo quería el empate en el Bernabeu, no quería perder y se limitaba a hacer lo mismo que le venía dando resultado. Se convirtió en un equipo temeroso, sin ideas ofensivas. Era el minuto 60 y el banquillo tampoco daba muestras de querer cambiar la dinámica del equipo. Es lo que se espera de un entrenador, que sepa leer los partidos y mejorar sobre la marcha, pero Manzano y su staff estaban más preocupados de discutir con el entrenador de porteros del Madrid que de arengar su tropa. Tuvimos que esperar hasta que Di María hiciera el gol para despertar a un banquillo que hizo los tres cambios en cinco minutos, los que van del 78 al 83. Para entonces el contrario había reforzado su zaga y mordían en defensa mucho más que nosotros.

El guión de la jornada se cumplió y el Sevilla volvió a perder, no como aparentaba, pero derrota a fin de cuentas, y van cinco seguidas. Algo hay que hacer, pero ya. El equipo muestra una mejoría que no se traduce en resultados, si bien la entrada en el equipo de Luis Fabiano, Fazio, Navas, Kanoute, Perotti, Drago, Sergio Sánchez, etc... pueden suponer los fichajes que esperamos, no estaría de más probar de un vez si el talentoso Luis Alberto puede ser de esta partida.

A pensar en el Málaga para que paguen los platos rotos, y a desear que el 2.011 nos devuelva parte de las alegrías que nos han sido arrebatadas este año.

Como detalle final, para nuestro regocijo como sevillistas, enuncio la noticia que apareció ayer en la página web oficial “El Sevilla FC jugará un amistoso en Écija para recaudar fondos para los damnificados por las riadas”

EL RENACER DE UN SUEÑO

Sevilla FC 2 - Borusia Dortmund 2

Mi crónica

El día de mañana, este partido será recordado como un punto de inflexión en la dinámica del Sevilla en la temporada 2010/2011. No ha sido por haber redescubierto a ningún jugador, ni porque nuestro entrenador haya dado con un nuevo sistema. No. Todo eso es secundario. Lo realmente importante ha sido la grada. Hoy Nervión sabía que era necesario rugir tan fuerte, gritar tan alto y chillar tanto como su garganta fuera capaz de soportar. Los alemanes habían llegado a Sevilla con las alforjas cargadas de un frío helador que bien podía parecer que, a poco que pusieran sobre el terreno de juego y con las malas sensaciones que ofrecía su rival, el partido caería de su cuenta ante un campo triste y apagado.
Nada hacia suponer a la animada grada teutona la que se le venía encima, más aún después de ver como, tras un mal despeje de Escude, el balón quedaba franco para que Kagawa, otro japonés, como ya ocurriera con Honda, lanzara un disparo que tras tocar en el pié de Alexis, entrara en la portería de Palop. Minuto 4 y el partido a placer del Borusia.
Fue entonces cuando la garganta de Nervión comenzó a exhalar su aliento, ya sin parar todo el partido, 90 minutos que hicieron a más de uno quitarse los guantes pensando que el tiempo había cambiado.
La grada lanzó a su equipo el mensaje que esperaba, ¡¡Luchad!! ¡¡Sin lucha no hay victoria!! ¡¡Aquí nos tenéis como fiel infantería!! Y a fé que el equipo recogió el mensaje y rondando el cuarto de hora Romaric remató desde el area chica haciendo trabajar a fondo a Weindenfeller. Fue sólo un aviso. El equipo sevillista impuso un juego tosco y de choque, sin alardes técnicos, que no tenía respuesta por parte alemana. El balón no pasaba dos minutos en las mismas manos, me gusto Romaric, despliegue físico en los cortes y las ayudas al compañero y Alexis, siempre atento al corte y a lanzar con tino la línea del fuera de juego en la que caía una y otra vez Lucas Barrios.
Y llegó la recompensa, en el minuto 30 un remate de Luis Fabiano es rechazado en falso y Romaric la engancha para empatar el partido. 1-1. La grada hace subir un grado más la temperatura ambiente, el equipo necesita más calor. Minuto 34, centro a pierna cambiada de Diego Perotti para que Kanoute se sustente en el aire y mande el balón a la red con un remate de cabeza que hace que Nervión quiera coronar al “Rey de Mali”. 2-1. Hasta el final de la primera parte, el partido fue una autentica batalla táctica que ninguno quería perder, pero que no dejaba ganadores, si bien fuimos nosotros los que más perdimos, teniendo que sustituir a Kanoute, lesionado en el 39. Primer acierto de Manzano en los cambios, entra Renato.

La segunda parte comienza como la primera. Gol de Subotic de cabeza al rematar un corner, fallo en la marca de Alexis. 2-2 y toda la segunda parte para sufrir. El entramado defensivo del Sevilla daba sus frutos y el B. Dortmund no se acercaba a los dominios de Palop con peligro. Segundo acierto de Manzano. En el 61 saca del campo a un lesionado Perotti y da entrada a Martín Cáceres. La banda derecha es para Cáceres y Konko. Tras los dos cambios alemanes, Konko tiene todo el carril y el Sevilla juega con tres centrales. El equipo alemán aglutina hombres de ataque y conseguimos mantener el tipo en defensa. Queda el tercer acierto en los cambios. Otro defensa más. Sale del campo un ovacionado Romaric y da entrada al gigantón Fazio. El Sevilla se dedica los últimos quince minutos al otro fútbol, con los dedos cruzados y que no pase nada. Palop salva una llegada de Kagawa y a un defensa aleman saca bajo palos una internada de Luis Fabiano.
Final del partido 2-2, todos a casa con el deber cumplido, sobre todo, la grada que consiguió cambiar el frío por calor.
Lo peor, las lesiones de Kanoute y Diego Perotti,. Lo mejor, la recuperacion de Luis Fabiano y Fazio.
Ahora toca Madrid, pero ese es un partido para los Luna, Jose Carlos, Rodri y compañía.